Agaricus xanthodermus

    2
    1797

    E:Champiñon amarilleante / Vc:Azpibeltz tintausainargi/ Ct:Bola de neu pudent / En:Yellow-staining agaricus, Yellow-foot agaricus / Fr:Psalliota jaunissant / Fl:Valkea myrkkyherkkusieni / Ch:Zampión zápašný

    Características Agaricus xanthodermus

    Sombrero: Originalmente es globoso, ovoide, pero siempre recordando una forma trapezoidal, posteriormente evoluciona a convexo extendido. Cuando se daña aparece rápidamente un color amarillo cromo muy característico de la especie. Su margen es, al corte, convoluto a incurvado evolucionando con la edad a decurvado. Perimetralmente, este margen es entero y suele tener restos del velo universal.

    Laminas: Libres, apretadas al principio de un color blancuzco con tonos rosados, luego de un rosa muy caracteristico que se mantiene durante casi toda su vida, al final, se oscurece hasta el marrón grisáceo oscuro. Sus arístas son ligeramente más claras.

    Pie: Muy esbelto, separable, cilíndrico, hueco, frecuentemente curvado hacia la base. Sus medidas aproximadas son 5-15 cm. de altura por 1 a 1,5 cm. de diámetro. Es de color blanco que pasa a ser amarillo cromo, muy característico, al presionarse o rozarse, especialmente en la base del pie. Tiene un anillo amplio con borde doble y caras diferenciadas, la superior membranosa y consistente y la inferior fugaz y dentada. Esta última frecuentemente se adhiere al pie.

    Carne: Compacta y consistente en la juventud. De color blanco que rápidamente cambia a amarillo cromo, especialmente en la base del pie. Al rato cambia a pardo y luego a gris. De sabor desagradable y olor a fenol que, además, se acentúa cuando se cocina.

    ECOLOGÍA:
     Aparecen de forma bastante abundante a lo largo de los caminos, cerca de escombreras, muladares o basureros. Forman grupos unidos y numerosos. Es una especie habitual en las ciudades y aparece con profusión sus parques y jardines.

    COMESTIBILIDAD:
    – Es el Agaricus tóxico por excelencia. Realmente su toxicidad no es importante y se reduce, en la mayoría de los casos, a una difícil digestión. Además el fuerte y desagradable olor que desprende cuando se cocina delata la confusión rápidamente, un solo ejemplar estropearía un plato de champiñones. Su sabor también es muy desagradable.

    2 Comentarios

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here