¿Trufas en verano?

0
214

Cuando hablamos de trufas todos la asociamos a la trufa negra de invierno, pero en verano también se puede recolectar otra especie de trufa que fructifica bajo el fuerte calor. La trufa de verano, nombre común con el que se conoce a la Tuber aestivum, también es una trufa que sin tener la gran calidad de su hermana invernal, no ha pasado desapercibida para restauradores y chefs de las cocinas más conocidas del mundo. Aunque su comercialización no alcanza altos niveles, de momento, si se está notando un incremento de su cultivo en algunas zonas de nuestra geografía. Cada día son más los viveristas que ofrecen árboles micorrizados con esta variedad veraniega de trufa. La productividad de los cultivos de este hongo depende en un grado muy alto de la necesidad de estar provistos de sistema de riego por microaspersión. La recolección silvestre de este hongo y sus hermanos se está reduciendo de forma drástica dado el cambio climático que parece pueda estar afectándoles en exceso. Los malos años, por desgracia para los consumidores, se elevan los precios hasta alcanzar cifras desorbitadas, pero hay que saber que para un uso doméstico con poca cantidad es suficiente. Así, para elaborar un plato con unos pocos gramos nos basta, por lo el precio final no resulta tan elevado, aunque éste dependerá del tipo de temporada y del momento en el que se halle la misma. No lo dudes y en los venideros días veraniegos asombra a tus invitados con un buen plato elaborado con trufa de verano, ¡ya verás como los dejas sorprendidos!

Trufa Negra de Teruel

Compartir

Dejar respuesta