Las Macrolepiotas y la temeridad de confundirlas con lepiotas, la causa de muchas intoxicaciones

0
1177

Ya van asomando por muchas zonas de la península las Macrolepiotas en nuestros prados y bosques…. Y la salida en masas de aficionados a recolectarlas. Últimamente muchos  de ellos son aficionados novatos, que fiándose de comentarios y fotografías en las redes se arriesgan a meter en la cesta un ejemplar que podrá cambiar su suerte….

Pero a pesar de que todos los años hay muchos intoxicados,  aún hay mucha confusión entre lepiotas y macrolepiotas, y por desgracia, incluso muertes debido a inexpertos que se aventuran a su consumo.

Comestibles: Macrolepiotas

Las Macrolepiotas más comunes en nuestros prados y bosques son la Macrolepiota procera, la Macrolepiota rhacodes, la Macrolepiota excoriata y la Macrolepiota mastoidea.

Vamos a ver sus características y diferencias.

Macrolepiota procera

( Apagador, Gallipierno, Galanperna, apagador, matacandelas, apagallump)

Descripción:

Su sombrero es grande, de hasta 25 cm de diámetro, al principio esférico, después convexo y al final aplanado con un visible mamelón central.

Cutícula seca, cubierta de grandes escamas de color marrón oscuro sobre fondo beige o blanco.

Láminas: Sus láminas son numerosas, apretadas, anchas, ventrudas, blancas y de color beige al envejecer.

Pie: El pie es alto, cilíndrico, ensanchado en la base y terminado en un bulbo grande que está semienterrado, fibroso, hueco, de color marrón claro, al crecer la superficie se cuartea formando dibujos en zig-zag sobre un fondo más claro. Su anillo alto, doble, membranoso, móvil al madurar, blanco por arriba y marrón por abajo con los bordes desgarrados.

Carne: Es delgada, escasa, de color blanca, tierna en el sombrero pero fibrosa en el pie, sabor y olor agradables.

Localización: La podemos encontrar en otoño y en primavera en diversos habitas, bordes de caminos, cunetas, praderas, dehesas, castañares, pinares y alcornocales.

Comestibilidád: La macrolepiota procera está considera como comestible EXCELENTE, sobre todo los sombreros de los ejemplares que aún no se abrieron del todo. Si nos fijamos en el dibujo del pie es difícil de confundir con otras especies del género.

Observaciones: La Macrolepiota procera es una seta bastante frecuente y muy abundante, apreciada y popular en muchas localidades de la península. Es fácil de reconocer por su gran tamaño y por el característico dibujo del pie. En nuestros campos nos la podemos encontrar de varias formas la Macrolepiota por lo que creo que es necesario un estudio detallado de estas formas.

Macrolepiota rhacodes

Descripción:

Sombrero: Primero es hemisférico o cónico, luego se vuelve convexo y finalmente se extiende, normalmente sin mamelón a diferencia de la M.procera. Mide entre 5 y 15 cm. de diámetro. Su  superficie está cubierta de una pelusilla grisácea con grandes escamas marrones, algo levantadas. Su carne es de color blanca y enrojece al partirla, dato importante para diferenciar especies.

Láminas: Son de color blancas, desiguales, libres y se tiñen de rojo al frotarlas.

Pie: Es alargado, de color ocre grisaceo virando a claro. Su anillo es desplazable y su base bulbosa.

Habitat: La encontraremos  en verano y otoño, a menudo en bosques de coníferas, también en caducifolios.

Observaciones: Esta Macrolepiota se considera de la misma calidad que la Macrolepiota procera. No obstante puede confundirse con otras lepiotas cuya carne enrojece y que pueden provocar intoxicaciones leves  como la Macrolepiota venenata que tiene un sombrero con una zona central parda, lisa y muy ancha con diseño en forma de estrella. Normalmente aparece en lugares con abundante materia orgánica o hierba seca.

La Macrolepiota  rhacodes var. bohemica tiene grandes escamas y crece en lugares con abundancia de nitratos y abonos como jardines o vertederos.

Macrolepiota  rhacodes
Macrolepiota rhacodes

Macrolepiota excoriata

( GALLIPIERNO, APAGADOR EXCORIADO. APAGADOR BLANCO. GALANPERNA ERDIZURITU)

Descripción:

Su sombrero llega a ser de 4 a 12 cm de diámetro, al principio es cerrado, de  forma cónica a convexa el cual después se vuelve aplanado distinguiéndose  un ligero mamelón. Su cutícula está cubierta de escamas, más escasas en los márgenes, rota en estrella desde el margen. Su  color es crema o  avellana con el fondo más bien blanquecino. Su margen es excedente, irregular y en forma colgante.

Láminas: Sus láminas son abundantes, numerosas y apretadas entre ellas, delgadas, blancas y se vuelven de color beige al envejecer.

Pie: Su pie es cilíndrico y esbelto, con la base en forma de volva, liso, de color entre blanquecino y beige. Su anillo es simple, membranoso y persistente sobre el pie.

Carne: Su carne como en todas las demás es delgada, tierna en el sombrero pero fibrosa en el pie. Su color es blanca y su sabor es más bien dulzón y de olor agradable.

Localización: La localizaremos en otoño y en primavera en diferentes hábitat,  como pastizales y dehesas.

Comestibilidad: Esta especie está considera como un buen comestible, sobre todo los sombreros de los ejemplares que aún no se abrieron del todo y en ejemplares jóvenes completamente abiertos, como en todas las macrolepiotas.

Observaciones: Una de las principales características de la  Macrolepiota excoriata es que es una especie de talla media y también su cutícula que se desgarra en estrella y aparece descamada en sus márgenes. La podemos confundir con la Macrolepiota mastoidea, que se diferencia en que esta posee un agudo y típico mamelón en forma de tetilla.

Macrolepiota excoriata
Macrolepiota excoriata

Macrolepiota mastoidea

( Lepiota amamelonada, parasol mamelonado /Galanperna puntadun, maluta puntaduna , Apagallus, campanilles )

Descripción:

Su Sombrero es de un tamaño medio, llegando a poder medir hasta los 14 cm. de diámetro. De joven es en forma cónica o globosa y luego se ensancha en forma de campana. Por último se vuelve  plano extendido, manteniendo siempre un característico mamelón puntiagudo.

Su cutícula cuando es adulta tiene un tono crema girando a pardo, con pequeñas escamas más oscuras las cuales son repartidas aleatoriamente. En el centro, el mamelón, es de un color marrón oscuro y hasta él, la cutícula se separa de la carne fácilmente. De joven el color de la cutícula es gris cremoso y casi uniforme, que al crecer se abre en escamas y aparece el aspecto antes comentado. Tiene un margen irregular con flecos agudos que evoluciona a festoneado y algodonoso, siempre excedente.

Láminas: Son claramente libres, de aspecto blandas, medianamente anchas pero algo ventrudas, muy apretadas. Su color es blanco que vira suavemente a cremoso, con lamélulas. Sus aristas son lisas y finas. De muy adultas pueden aparecer zonas con color a roña.

Pie: Su pie es central, de forma cilíndrica ,es hueco y fibroso. De aspecto recto, esbelto con respecto al sombrero y llega a medir hasta 18 cm. de longitud y con un grosor de 0,5 a 1 cm. de diámetro. En su base se desarrolla un bulbo  bastante apreciable, y  este se afina hacia el ápice. El  color del pie es blanquecino y está finamente recubierto de una especie de fieltro  color crema amarronado que se aprecia más en su parte superior. Se separa del sombrero como una parte independiente. El anillo es membranoso y está situado en la zona alta, es simple, inicialmente fijo, más tarde se desprende con facilidad y es más que deslizante, de color blanco en su cara superior y ocre en la inferior.

Carne: Es de color blanquecina, con tacto tierna y espesa  a la vez que es delgada en el sombrero. Es escasa con respecto a su tamaño, con un olor fúngico y sabor suave dulce muy agradable. El pie es fibroso y poco consistente.

Localización: Es una especie bastante común que crece en cualquier hábitat como en claros de bosques de todo tipo, bordes de caminos o pastizales. La podemos localizar en otoño y la podemos ver de forma individual o en grupos no muy numerosos, pero en cuanto llegan los primeros fríos deja de salir.

Comestibilidad: Es buen comestible pero a diferencia de las demás macrolepiotas es de carne un poco escasa. Hay informes en los que se describen casos de trastornos digestivos leves de tipo alérgico.

Observaciones: Hay que comentar y recalcar su parecido con el género de Lepiotas tóxicas, mucho más pequeñas que su sombrero solo miden 4 o 5 cm como: Lepiota brunneoincarnata Chodat & C. Martín, Lepiota clypeolaria(Bull.) P. Kumm., Lepiota cristata (Bolton) P. Kumm.

Macrolepiota mastoidea
Macrolepiota mastoidea

 

Tóxicas: Lepiotas de pequeño tamaño

Una vez vistas las principales características de las macrolepiotas comestibles vamos a ver las pequeñas lepiotas que son las causantes de intoxicaciones graves y muy graves.

Las confusiones principales son causadas por la Lepiota helveola y la Lepiota brunneoincarnata.

Lepiota helveola.

Descripción:

Sombrero: Lo veremos de  2 a 7 cm de diámetro como máximo, un dato MUY IMPORTANTE  a tener en cuenta para que no nos equivoquemos con las macrolepiotas. Al principio es cónico-acampanado pasando a acampanado-convexo y después lo veremos de extendido a ligeramente enrollado hacia arriba, casi mamelonado. Su color es marrón claro girando a pardo rojizo y está recubierto de escamas más oscuras y con el margen flocoso, excepto en el disco que permanece liso.

Láminas: Son libres y prietas, más separadas al paso de la edad. Ya de adulta son más o menos espaciadas de color blancas y con pelos en el borde.

Pie: El pie, A DIFERENCIA CON LAS MACROLEPIOTAS, lo encontraremos entre los 3 y los 5 cm de longitud como MAXIMO y de 0,3 a 0,8 de grosor. Es frágil, tomentoso, meduloso de joven, y finalmente hueco, del mismo color que el sombrero y con escamas  bajo el anillo. Su anillo es membranoso, delgado, fugaz, ascendente y exteriormente es de color marrón o pardo rojizo.

Carne: Es blanca con tendencia a enrojecerse, sobre todo al secarse o rozarlo y de olor ligeramente harinoso. Su sabor es Insípido.

Hábitat y época de aparición: La encontraremos en otoño en los márgenes de bosques y senderos.

Comestibilidad: Es una especie muy venenosa y puede resultar MORTAL. Contiene las mismas toxinas que la Amanita phalloides. Por eso debemos de tomar nota por favor con esta especie muy abundante con la que todos los años nos da trágicas noticias.

NOTA MUY IMPORTANTE: NUNCA, NUNCA, NUNCA se debe de recolectar lepiotas de menos de 10 cm de diámetro el sombrero, NUNCA JAMÁS.  Se puede confundir con la Macrolepiota procera y con la Lepiota brunneoincarnata.

Lepiota brunneoincarnata

Descripción:

Sombrero: Encontraremos su sombrero con unas medidas de 3 a 5 cm. de diámetro como máximo. De forma algo globosa al principio y convexo aplanado no mamelonado después. Su cutícula es seca de color crema. En ella encontraremos escamas concentricas de color marrón vinoso, excepto en el centro que queda liso de color pardo.

Pie: Su pie es cilíndrico, medianamente grueso y hueco. Es liso de color  blanco por encima del anillo y escamoso de color marrón vinoso por debajo. Su anillo es fugaz estrecho de color pardusco. Pie separable. Su anillo es fugaz.

Láminas: Son libres y delgadas con lamelulas, algo apretadas de color blanco de joven pasando  luego a tono cremoso.

Carne: Es gruesa en el centro, blanca que enrojece bajo la cutícula. Su olor es débil y de sabor dulce.

Hábitat : La encontraremos  en verano y en otoño en los márgenes herbosos de los bosques y jardines.

ComestibilidadATENCIÓN ESTA ESPECIE ES  VENENOSA MORTAL.

TOMA NOTA POR FAVOR: Las Lepiotas menores de 7 cm. de diámetro  (tamaño del sombrero) suelen ser venenosas ver tipo de intoxicación

La que más intoxicaciones provoca: Macrolepiota venenata

Una vez revisadas las principales lepiotas y macrolepiotas que nos podemos encontrar en nuestros jardines, prados y bosques, vamos a hablar ahora de una intrusa invasora que ha causado ultimamente muchas intoxicaciones al confundirla con las macrolepiotas comestibles dado su tamaño y parecido.

Me refiero a la tóxica y desconocida  Macrolepiota venenata, una especie no autóctona que ha sido extendida en la tierra que rodea las raíces de los famosos abetos de navidad importados desde América y se va extendiendo  agresivamente por toda la península.

Macrolepiota venenata

Descripción:

Sombrero: Su sombrero mide de  6-24 cm. Es convexo al principio pasando luego a extendido y con amplio resalto irregular ligeramente pronunciado. Su cutícula es al principio suave, de color marrón rosado y pronto rompe en grandes escamas de color marrón pardo oscuro con zonas de laceración blanco suave y esponjosa, en forma de aspa, muy característica y dispuestas desordenadamente y a continuación con simetría radial y concéntrica. Todo el área del disco, claramente delimitado, con color como las escamas pero con tonos un poco más oscuros. Su margen es desbordante y el borde apendiculado y casi limpio de escamas.

Láminas: Son apretadas, ventrudas y libres. De color blancas crema y al roce se vuelven  de rosado o un tono pardo rosado, tirando a vino tinto.

Pie: llega a medir de 6 a 12 cm. de longitud y de 1 a 2,5 de espesor, como la M.procera, M. mastoidea, etc. Es delgado y cilíndrico, a veces un poco más ancho en la base, y con bulbo grande. Es liso, fibroso y hueco. De color pardo claro por encima del anillo y pardo más oscuro por debajo de él, que también se pone de color pardo rojizo al roce, sobre todo en la unión con el sombrero. Su anillo es simple que se rompe si se mueve, al contrario que el de la comestible (procera) que sube y baja por el tronco sin romperse.

Carne: Es poco densa de color blanca al principio que oscurece al cortarla, adquiriendo tonos pardos o pardo rojizos. En caso de duda, este es el mejor sistema para identificarla.

Hábitat: Es poco frecuente, crece en forma cespitosa, del mismo pie suele salir más de un ejemplar, el resto de las macrolepiotas son ejemplares independientes nunca crece más de un individuo del mismo pie, y suele crecer asociada a la falsa ortiga. Suele fructificar en zonas de mucha materia orgánica (montones de estiércol) y es la única que se puede encontrar sobre montículos de basura.

Comestibilidad:   Es tóxica o indigesta, produciendo trastornos gastrointestinales. Los síntomas se manifiestan con náuseas, malestar y vómitos, acompañados en ocasiones de dolores abdominales y diarrea. Debido a la pérdida importante de líquidos la única complicación que puede surgir es la deshidratación, por ello, es necesario tratarla desde el principio.

Observaciones:   Esta especie, la Macrolepiota venenata, es tóxica y se parece mucho a la Macrolepiota rhacodes, pero a diferencia de ésta, la Macrolepiota venenata tiene el bulbo de la base del pie marginado, su sombrero se descompone en anchas escamas estrelladas y aparece en grupos, en forma cespitosa, en lugares muy abonados.

Macrolepiota venenata
Macrolepiota venenata

Una vez leído este artículo, sacamos una importante conclusión:

NUNCA por seguridad, NUNCA por precaución, NUNCA por tu salud,  debemos de recolectar lepiotas con el sombrero inferior a 10 cm de diámetro, ESTRICTAMENTE NUNCA.

Setamania siempre dice: Es mejor perderse una seta en la vida que perderse la vida por una seta.

Y por supuesto decir que siempre antes de consumir cualquier especie debe ser reconocida por un experto o Asociación Micológica, los cuales te asegurarán de que especie se trata.

No es tan importante saber si una especie se come o no, es más importante saber si mañana volveremos al bosque a disfrutar de la naturaleza, de tu pareja, de tu familia y de tus amigos.

Buena campaña micológica responsable a todos ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Tomás Hermoso de Jesús.

Gerente y Creador de Setamania.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here