Años y años de abuso a nuestros ecosistemas medioambientales: explotación de los recursos hasta llegar al limite de agotarlos, incendios provocados, cambios en los ecosistemas provocados por el hombre, catástrofes medioambitales, exceso de contaminación de las industrias, vertidos de químicos, etc…

Como si de un castigo divino se tratará la naturaleza nos ha enviado un serio mensaje, o dejamos de jugar a ser dioses o esta presión asfixiante no solo terminará con ella sino con todos. Una de las peores pandemias nos ataca, el covid-19 ha conseguido lo que nunca jamás se podía haber imaginado nadie: que nos quedáramos en casa y dejáramos de maltratar la naturaleza.

Que nadie malinterprete este artículo, desgraciadamente el nivel de víctimas es escalofriante y jamás será justificable una muerte para que haya una consecuencia positiva.

No estamos diciendo eso, pero lo que esta claro es que nuestro cese de actividades esta trayendo una mejora del medioambiente. ¿Te has puesto a pensar lo rápido que se regenera la naturaleza? Llevamos apenas mes y medio confinados y ya se notan mejoras medibles. ¿Te imaginas que rápido se podría recuperar todo lo que hemos destrozado?

Niveles de contaminación nunca vistos

La contaminación cae en las grandes ciudades más de un 55%, la disminución del tráfico y el cese de la mayor parte de la industria ha traído unos datos asombrosos. ¿Te has preguntado porque esta lloviendo tanto estos días? ¿Podría tener relación directa con esta bajada de la contaminación?

Relajación de la presión a bosques y ecosistemas

Los grandes bosques de la Península están teniendo un gran periodo de relajación, juntándose la época invernal con la pandemia. Esto se traduce en menos afluencia de la gente a los bosques, parón en la industria que explota la madera y otros recursos naturales. Durante unos 6 meses los bosques están ganando y regenerándose de manera natural, algo que les vendrá de las mil maravillas.

Pinar de pinos albares. Bronchales. Crédito Javier Marcos.

Regeneración de micelios

Y por supuesto, lo que más nos afecta a los aficionados a las setas, nuestras queridas setas y micelios están sufriendo una regeneración nunca vista los últimos años. Esta primavera es posible que no lleguemos a tiempo a coger apenas una seta. Colmenillas, marzuelos, perrechicos, etc.. se van a quedar en el bosque. ¿Y eso es malo? ¡Pues no! Todo lo contrario, miles de esporas saldrán y se esparcirán por bosques y praderas y será beneficioso para todos los próximos años. Incluso valdría la pena estudiar si este parón trae beneficios a los micelios para que se pueda aplicar otros años ¿no?, si se hace en la pesca ¿porque no con las setas?. Todos sabemos la presión que tienen algunas zonas.

¿Te ha gustado? ¿Quieres aportar algún detalle? ¡Deja tu comentario!

Realiza un comentario¡
Introduce tu nombre aquí