Las trompetas son un grupo de especies de basidiomicetos comestibles, pertenecientes al género Craterellus, que se caracterizan por la presencia del sombrero en forma de embudo o de trompeta, el himenio con pliegues y el pie hueco, que fructifican desde finales de verano y principios de otoño tanto en hayedos y abetales de la región eurosiberiana como `pinares de alta montaña, retrasándose su fructificación hasta finales de otoño e invierno (cuando se producen intensas lluvias con la entrada de las borrascas atlánticas) en los alcornocales, brezales, castañares, encinares, jarales, melojares y pinares mediterráneos de la región mediterránea.

¿Cuales son las principales especies de trompetas?

Las trompetas se pueden clasificar en dos grandes grupos en función de su coloración: amarillas y negras. Las trompetas amarillas son un grupo de especies que presentan el sombrero generalmente pardo grisáceo y el pie amarillento, que fructifican bajo fagáceas (alcornoques, castaños, hayas, encinas, melojos), pináceas (abetos, pinos) en zonas húmedas. Las especies más destacadas son la angula del monte (Craterellus lutescens) y la trompeta amarilla (Craterellus tubaeformis) con los pliegues del himenio finos y muy marcados, respectivamente. Otras especies de trompetas amarillas bastante raras son Craterellus melanoxeros que presenta la cutícula pardo azafranada a rosácea, el himenio con los pliegues muy marcados con carne que ennegrece con la edad y al corte y Craterellus ianthinoxanthus con la cutícula pardo anaranjada a lilácea, los pliegues poco marcados y la carne no ennegreciente.

Craterellus lutescens. Crédito: Javier Marcos
Craterellus lutescens. Crédito: Javier Marcos

En cambio las trompetas negras son un grupo de especies que presentan el color predominante negruzco o grisáceo, que fructifican bajo fagáceas (alcornoques, castaños, hayas, encinas, melojos). Destacan sobre todo las trompetas de los muertos, nombres vulgares utilizados indistintamente para Craterellus cornucopioides y Craterellus cinereus, con el sombrero y el pie negro o grisáceos (sin tonos marrones) y el himenio con pliegues poco y muy marcados respectivamente. Otra especie similar es la trompeta sinuosa (Craterellus pusillus) que presenta el sombrero y el pie de color grisáceo con tonos marrones y los pliegues muy finos.

Craterellus cornucopioides. Crédito: Javier Marcos
Craterellus cornucopioides. Crédito: Javier Marcos

¿Cuales son las principales confusiones de las trompetas?

Dado sus características macroscópicas es muy complicado confundir las trompetas con otras especies. Pero en ocasiones se pueden recolectar algunas trompetas amarillas junto a las cerillas, nombre vulgar que se puede utilizar para varios ascomicetos tóxicos como Leotia lubrica y Mitrula paludosa, que presentan el sombrero en forma de cabezuela, el himenio sin pliegues y la carne es gelatinosa, por lo que se recomienda revisar las cestas antes de consumir las trompetas (MARCOS, 2019).tru

Mitrula paludosa. Crédito: Javier Marcos
Mitrula paludosa. Crédito: Javier Marcos

¿Cómo se pueden consumir las trompetas?

Las trompetas son especies muy apreciadas en numerosos países del norte y centro de Europa debido a su abundancia. Poco a poco se están incorporando su consumo en España, siendo uno de los grupos de setas cada vez más habituales en alta cocina y en los restaurantes más lujosos de nuestro país. Se aconseja conservarlas mediante deshidratación a temperatura ambiente, pero si es una zona con ambiente húmedo o se encuentran demasiado hidratadas se recomienda utilizar un deshidratador de verduras  a temperaturas no demasiado elevadas. La deshidratación potencia su aroma y su sabor. Una vez deshidratadas se pueden moler con ayuda de un molinillo o con la termomix para obtener harina para condimentar numerosos platos. Se consumen acompañando a arroces, pastas, guisos de carne y de pescado así como empanadas y dulces.

Se debe evitar el consumo reiterado de grades cantidades de trompetas porque son buenas acumuladoras de radiocesio, un elemento radiactivo (ROUX, 2008). Desde el punto de vista medicinal aportan grandes cantidades de provitamina A (betacaroteno), vitamina C y vitamina D muy importantes para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Además presenta cierta actividad hipoglucémica y antitumoral.

Craterellus tubaeformis. Crédito: Javier Marcos
Craterellus tubaeformis. Crédito: Javier Marcos

Bibliografía

Libros:

MARCOS, J. (2019). Guía de mano de Cesta y Setas. Cesta y Setas. 424 pp.

ROUX (2008). Intoxications par les champignons réputés comestibles. Science Pharmaceutiques. Tesis Doctoral. Universite Joseph Fourier. Flaculte de Pharmacie de Grenoble.

¿Te ha gustado? ¿Quieres aportar algún detalle? ¡Deja tu comentario!

Realiza un comentario¡
Introduce tu nombre aquí