Los hongos forman parte de un reino seres vivos que no dejan de sorprender a propios y extra√Īos con multitud de propiedades y curiosidades. Si ya era conocido la capacidad sorprendente de algunos hongos para digerir el poliuretano como Pestalotiopsis microspora (RUSSEL & col., 2011). Recientemente se ha descubierto un ascomiceto, Fusarium oxysporum con capacidad de extraer el oro del subsuelo que podr√≠a revolucionar las tareas de exploraci√≥n de nuevos yacimientos (BOHU & col., 2019).

Otras como la presunta capacidad de algunas especies de hongos del g√©nero Dyctiophora, de inducir orgasmos en mujeres solo con olerlos (tienen olor f√©tido que atrae a los insectos para dispersar las esporas), fundamentados en una publicaci√≥n cient√≠fica muy pobre basada en presuntas observaciones directas sin aislamiento de mol√©culas ni caracterizaci√≥n resulta cuanto menos poco cre√≠ble (HOLLIDAY & col., 2001). Parece dif√≠cil que las mujeres tengan tan mal gusto‚Ķ ¬ŅQu√© opin√°is?

Hongos bioluminiscentes

Los hongos bioluminiscentes tienen la capacidad de emitir luz verde de forma continua durante la noche a trav√©s de sus basidiomas o de su micelio, mediante la oxidaci√≥n de mol√©culas org√°nicas catalizada por la enzima luciferasa mediante un gasto de energ√≠a y de ox√≠geno. Est√° regulada por el ritmo circadiano que optimiza la emisi√≥n de luz en condiciones de oscuridad (noche) cuando es m√°s visible por los insectos, que atrae para la dispersi√≥n de sus esporas (OLIVEIRA & col., 2015). Esta capacidad era conocida desde la antig√ľedad por numerosas culturas que utilizaron estos hongos como linternas para alumbrar el camino, adornos en bailes rituales o incluso para asustar a los enemigos (DESJARDIN & col., 2008). En la actualidad se han puesto de moda su cultivo para dar un toque de elegancia en jardines.

Omphalotus olearius. Crédito Javier Marcos.
Omphalotus olearius. Crédito Javier Marcos.

Los hongos bioluminiscentes han sido poco estudiados y solamente se conocen 71 especies de basidiomicetos pertenecientes al orden Agaricales, de un total de 100000 especies de hongos publicados. Las especies m√°s conocidas con basidioma bioluminiscente son las setas de olivo (Omphalotus illudens O. olearius), Mycena pura o Mycena rosea. Otras especies par√°sitas como las setas de la miel (Armillaria gallica, A. mellea, A. ostoyae, A. tabescens) presentan √ļnicamente el micelio bioluminiscente. Y aqu√≠ puede surgir una pregunta, si el organismo m√°s grande conocido es el micelio de un √ļnico ejemplar de Armillaria ostoyae que se extiende 890 hect√°reas por el Bosque Nacional de Malheur en Oreg√≥n, ¬Ņser√° capaz de iluminar de noche todo el bosque?

Hongos llorones

Las hongos llorones tienen la capacidad de exudar gotitas de agua en el himenio en condiciones de elevada humedad. Este fenómeno natural se observa con frecuencia en especies como el yesquero erizado (Inonotus hispidus), o la viuda llorona (Lacrymaria lacrymabunda), pero existe una bacteria del género Pseudomonas que produce la enfermedad las laminas goteantes (YOUNG, 1970).

Láminas con lágrimas de Lacrymaria lacrymabunda. Crédito Javier Marcos.
Láminas con lágrimas de Lacrymaria lacrymabunda. Crédito Javier Marcos.

Hongos sangrantes

Los hongos sangrantes presentan la capacidad de exudar látex rojizo similar a la sangre cuando se rompen los tubos laticíferos presentes en su basidioma mediante su manipulación. Las especies más conocidas son el diente sangrante (Hydnellum peckii) y las micenas sangrantes (Mycena haematopus, M. sanguinolenta). Resulta cuanto menos curioso que además el diente sangrante tenga en el látex (sangre) una sustancia anticoagulante natural, la atromentina, que también tiene propiedades anticongelantes y antibacterianas.

Mycena haematopus. Crédito Javier Marcos.
Mycena haematopus. Crédito Javier Marcos.

Bibliografía

BOHU, T.; ANAND, R.; NOBLE, R.; LINTERN, M.; KAKSONEN, A.H.; MEI, Y.; CHENG, K.Y.; DENG, X.; VEDER, J.P.; BUNCE, M.; POWER, M. & M. VERRALL (2019). Evidence for fungi and gold redox interaction under Earth surface conditions. Nature communications 10: 2290.

DESJARDIN, D.E.; OLIVEIRA, A.G. & C.V. STEVANI (2008). Fungi bioluminescence revisited. Photochem. Photobiol. Sci. 7, 170‚Äď182.

HOLLYDAY, J. & N. SOULE (2001). Spontaneous female orgasms triggered by the smell of a newly found tropical Dictyophora Desv. Species. International Journal of Medicinal Mushrooms 3: 162.

OLIVEIRA, A.G.; STEVANI, C.V.; WALDENMAIER, V.V.; EMERSON, J.M.; LOROS, J.J. & J.C. DUNLAP (2015). Circadian control sheds light on fungal bioluminescence. Current Biology 25: 964-968.

RUSSELL, J. R.; HUANG, J.; ANAND, P.; KUCERA, K.; SANDOVAL, A.G.; DANTZLER, K.W.; HICKMAN, D.; JEE, J.; KIMOVEC, F. M.; KOPPSTEIN, D.; MARKS, D.H.; MITTERMILLER, P.A.; N√ö√ĎEZ, S.J.; SANTIAGO, M.; TOWNES, M.A.; VISHNEVETSKY, M.; WILLIAMS, N.E.; N√ö√ĎEZ, M.P.; BOULANGER, L.A.; BASCOM-SLACK, C. & S.A. STROBEL (2011). Biodegredation of Polyester Polyurethane by Endophytic Fungi. Environmental Microbiology 77 (17): 6076-6084.

YOUNG, J.M. (1970) Drippy gill: A bacterial disease of cultivated mushrooms caused by Pseudomonas agarici n. sp., New Zealand Journal of Agricultural Research, 13: 977-990.

 

¬ŅTe ha gustado? ¬ŅQuieres aportar alg√ļn detalle? ¬°Deja tu comentario!

Realiza un comentario¬°
Introduce tu nombre aquí