La réplicas de setas y hongos silvestres

No hay cosa que excite más las neuronas de un recolector que la imagen perfecta de su seta u hongo silvestre preferido. ¿Quién no sueña con ellos antes y después de salir a recolectarlos?

Todos tenemos grabados en la retina ese hongo inmaculado, sin imperfección alguna, esa imagen sagrada que veneramos. Sueños de tener un jardín temático de bellas setas y extraños hongos donde poder permanecer disfrutando yermamente.

Esto debió sucederle a Klaus Weahsler, “El taxidermista de setas”, un apasionado taxidermista que aunando sus dos pasiones la taxidermia y la micología ha logrado confeccionar la mayor de las exposiciones micológicas que se puedan conocer.

Taxidermia micológica

Klaus ha dedicado gran parte de su vida a mejorar su técnica, ha estado desarrollando los procesos de taxidermia más apropiados para poder moldear las setas y hongos silvestres. El que se trate de moldear material perecedero le complicó mucho las cosas, ya que al estar formadas por un 99% de agua, la degradación de las setas y hongos silvestres es muy veloz, pero como podemos deducir por su obra, halló la forma de poder hacerlo.

Existen diversos materiales con los que se han realizado réplicas de setas y hongos silvestres. Desde el corcho, arcilla, resinas, madera hasta las propias setas liofilizadas.La verdad que existen resultados increíbles, dada la similitud exacta que llegan a presentar las réplicas. Son una buena forma de hacer exposiciones micológicas sin tener que dañar el medio extrayendo setas además de evitar errores de clasificación, cosa que suele darse en algunas exposiciones locales.

Exposición “Hongos, comida, veneno y mitos”

Es tal la magnitud de las obras realizadas por Klaus Weahsler que fueron expuestas del 11 de junio de 2017 al 5 de agosto de 2018 en el Hessisches Landesmuseum Wiesbaden de Alemania.

La exposición “Hongos, comida, veneno y mitos” resultó una sensacional exposición de historia natural dedicada al mágico mundo de los hongos.

Se destinaron más de 1100 metros cuadrados de exposición para nuestros amigos los hongos, una maravilla en el que podían encontrar desde réplicas de setas a escala e incluso gigantescas esculturas de setas de cinco metros, a usos como tintes textiles, medicinales, toxicidad e incluso micopatologías en los seres humanos.

Sin duda todo un viaje evolutivo por el mundo de los hongos que seguro no dejaría a ningún visitante indiferente. Este tipo de iniciativas sobre divulgación y educación micológico-ambiental deben de servir como claro ejemplo de una perfecta interpretación del recurso micológico, su evolución, aplicaciones y necesidades.

¿A que os encantaría visitar una exposición así?

close

¡No te pierdas las novedades!

¡No enviamos spam!

¿Te ha gustado? ¿Quieres aportar algún detalle? ¡Deja tu comentario!

Realiza un comentario¡
Introduce tu nombre aquí